Nombre

Formar equipos pequeños y procurar que mantengan sus integrantes.

Descripción

Las prácticas ágiles intensifican la comunicación y coordinación frecuente en los equipos de trabajo, y se prefiere que se dichas actividades se realicen cara a cara. Esto es difícil de llevar a cabo si el equipo es de gran tamaño. Scrum sugiere que los equipos deberían estar formados por entre 3 y 9 integrantes. Por otra parte, es importante que el equipo en lo posible se mantenga estable en cuanto a sus integrantes puesto que el equipo irá ganando cohesión.

Un ejemplo de situación con la anti-práctica es el siguiente: cada vez que se plantea el desarrollo de un nuevo producto o un cambio significativo en un producto ya existente se arma un nuevo equipo de trabajo para abordar dicho proyecto, cogiendo personas desde equipos ya formados. Los equipos requieren un tiempo para llegar a un nivel adecuado de compenetración, para abordar inmediatamente un nuevo proyecto puede resultar más efectivo cambiar el ámbito de trabajo de un equipo ya formado que formar un nuevo equipo, especialmente si se quiere un respuesta rápida y fiable. Además, la frecuente rotación de integrantes puede afectar el desempeño de los equipos.

 

Ver mapa de prácticas ágiles