Nombre

Realizar reuniones de planificación frecuentemente (frecuencia de pocas semanas, no meses).

Descripción

En un contexto ágil se asume que la planificación deberá cambiar para adecuarse a los cambios que se presenten durante el proyecto. Si bien el plan conlleva compromisos de fechas y recursos, para que pueda adaptarse a los cambios en las prioridades y/o en la definición del trabajo, debería idealmente permitirse cambios en el alcance del proyecto.

Un ejemplo de una situación con la anti-práctica es el siguiente: planificar intensamente al comienzo del proyecto y para un horizonte a mediano o largo plazo. En proyectos con muchos cambios durante su realización conviene planificar a corto plazo en detalle y a largo plazo hacerlo de forma global lo suficiente para gestionar el alcance. La eficacia de esta estrategia se basa en la realización de reuniones de planificación frecuentes, que permitan re-planificar oportunamente, en el momento que se presentan cambios. Lecturas recomendadas: 7 diferencias entre una planificación tradicional y una ágil y Gestión ágil del alcance en un proyecto ágil.

 

Ver mapa de prácticas ágiles