Nombre

Acotar el trabajo previsto para un período en base a su estimación y la correspondiente coherencia con la capacidad del equipo.

Descripción

Un ejemplo de una situación con la anti-práctica es el siguiente: comprometer un conjunto de trabajo que a priori ya se sabe que no será posible terminarlo en el plazo establecido.

Si el equipo no tiene una noción fiable de su capacidad (cantidad de trabajo que puede ser abordado con éxito en un período), cada vez que tenga que hacer una previsión o compromiso de trabajo correrá el riesgo de tener diferencias significativas con los datos reales del trabajo una vez efectuado. La estimación de un trabajo no es una actividad aislada, debería estar asociada a la definición del trabajo, con lo cual el esfuerzo dedicado a estimación debería asumirse en el marco de la definición del trabajo. Si en un momento del proyecto necesitamos definir con cierta precisión el trabajo que se realizará, correspondientemente se puede establecer una estimación acorde a dicha precisión, o viceversa. Obviamente, la estimación y su precisión tienen una mayor atención cuando la relación con el cliente involucra un contrato o acuerdo rígido respecto del alcance, plazos y recursos.

Por otra parte, la capacidad del equipo es un dato histórico, es la medida de la cantidad de esfuerzo que el equipo ha podido asumir de forma satisfactoria en el pasado reciente. Así pues, por ejemplo, si para la estimación del trabajo se usan puntos como medida, la capacidad del equipo también debería estar medida en puntos, y debería respetarse que la suma de puntos estimados para el trabajo en un período no supere la capacidad en puntos del equipo (asociada a la longitud del período en cuestión). Lecturas recomendadas: Estimación Ágil, parte I  y parte II.

 

Ver mapa de prácticas ágiles