Nombre

Evitar invertir esfuerzo en adelantar trabajo que no esté comprometido y/o no esté cercano a su entrega.

Descripción

Esta práctica está inspirada en uno de los 7 Mudas (fuentes de desperdicio) de Lean Manufacturing, enunciado como: "Sobre-producción: producir mucho o con demasiada antelación". En procesos de desarrollo de software (o en ciertos servicios) la consecuencia o problema de NO aplicar esta práctica no es tan evidente como en procesos que generan un producto físico, en los cuales se delata claramente la acumulación de unidades de trabajo terminadas y no entregadas (vendidas) al cliente, que probablemente provocará niveles de inventario no deseables en algunos puntos de la cadena de producción. Pero además de dicha posible acumulación de trabajo en curso o terminado, más grave aún puede ser el hecho que el trabajo adelantado llegue a quedar obsoleto y tenga que realizarse re-trabajo para actualizarlo, o incluso tenga que desecharse.

Ejemplo de situación con la anti-práctica es el siguiente: un equipo de desarrollo, en la medida que va recibiendo solicitudes de cambios en un producto software las va analizando en detalle y validando con el cliente. Luego resulta que por cuestiones de oportunidad de negocio, por otros cambios implementados previamente o por nuevos cambios solicitados, las solicitudes de cambios ya preparadas van perdiendo prioridad o simplemente quedan obsoletas respecto del estado actual del producto. La respuesta acertada a ¿cuándo convendría (y en qué medida) adelantar el comienzo de un trabajo? dependerá del contexto del producto o servicio (y de la unidad de trabajo en sí misma), pero esta práctica nos advierte en general del riesgo que conllevará invertir ese esfuerzo por adelantado. Lectura recomendada: Gestión ágil de requisitos o ¿cuál y cuánta documentación/especificación es suficiente?.

 

Ver mapa de prácticas ágiles