Nombre

Organizar el trabajo del equipo con el foco en la generación de un buen flujo de trabajo terminado.

Descripción

Cuando no se puede anticipar cuál es el trabajo que recibirá el equipo y no se quiere acumular trabajo para ser agrupado y establecer un plazo de entrega, o bien cuando se quiere dar una rápida respuesta a las solicitudes del cliente, especialmente a las pequeñas (que en caso de planificarse podrían verse aplazadas), en estos casos, el equipo se debería centrar en generar un buen flujo de trabajo terminado. Así pues, con esta práctica el trabajo en la medida que se recibe se ordena con respecto del resto de trabajo pendiente, y respetando dicho orden se va abordando.

Esta práctica se presenta en el método Kanban con la idea de favorecer el flujo continuo de trabajo terminado. Con esta estrategia de trabajo se utilizan métricas de flujo tales como: unidades terminadas por unidad de tiempo (Production Rate), Cycle Time (tiempo promedio que tarda una unidad de trabajo en ser procesada hasta terminarse), y Lead Time (tiempo promedio que tarda una unidad de trabajo desde que se solicita hasta que se entrega). Estas métricas pueden estar asociadas a niveles de acuerdo de servicio (SLAs) con la parte cliente. Lectura recomendada: ¿Kanban o Scrum?: that is not the question.

Un ejemplo de situación con la anti-práctica es el siguiente: el equipo se esfuerza en vano intentando planificar el trabajo, en agruparlo, en contrastarlo con su capacidad y en negociarlo con el cliente, siendo que continuamente va recibiendo nuevos trabajos que obligan a re-planificar.

Si continuamente lo planificado difiere significativamente de lo que se realiza, podría ser cuestionable el esfuerzo invertido en la planificación y estimación de tareas. Esta situación podría advertirnos que quizás la estrategia más apropiada no es agrupar trabajo y establecer un compromiso de entrega, sino más bien centrarse en generar un buen flujo de trabajo terminado. En este caso hay que realizar una continua priorización del trabajo pendiente en la medida que entra nuevo trabajo. Es vital que todo el trabajo pendiente (incluyendo el recién llegado) esté siempre ordenado (según los criterios que el cliente estime conveniente) para que el equipo lo vaya abordando en dicho orden.

 

Ver mapa de prácticas ágiles